La fallida modernización del transporte público en Puebla

 La fallida modernización del transporte público en Puebla

CARLOS GALEANA | @CarlosGaleanaB

El gobierno del estado aplicó hace un año un incremento del 41.6% a la tarifa del transporte público bajo la promesa de modernizar el servicio en todo el estado, pero ese compromiso parece haber quedado en el olvido.

De acuerdo con la Secretaría de Movilidad y Transporte del Estado (SMT), la instancia encargada de este proceso de modernización, hasta el 5 de octubre del 2020 sólo el 40% de las unidades del transporte público han sido equipadas y conectadas a los servicios de vigilancia que opera el Centro de Control, Comando, Comunicaciones y Cómputo (C5).

El fracaso fue tal que incluso tuvo que ser reconocido por el gobernador Miguel Barbosa, quien indicó que a pesar de que en el decreto para modernizar el transporte público se estableció que las cámaras deberían estar enlazadas al C5, algunos concesionarios optaron por conectarse a una empresa privada.

La conexión ha sido un fracaso, todo va cambiar pronto; ahora resulta que una plataforma privada es a donde se conectan algunas unidades (…) yo voy a corregir todo, repito, no va a ser mi gobierno aquel en el cual el transporte fue lo mismo que ha sido en los demás gobiernos: una porquería”, añadió.

Organización ve opacidad e ineficiencia

Para el Consejo de Participación Ciudadana de Movilidad del Ayuntamiento de Puebla, uno de los problemas del proyecto de modernización se debe a la opacidad y la ineficiente estrategia de comunicación del gobierno estatal para informar a los usuarios sobre los avances.

Hay información confusa e incompleta, creemos que el primer paso es que se explique punto por punto cuál es el nivel de avances, más allá de la condición de las unidades, la instalación del GPS, de las cámaras y de los contadores de pasajeros también es importante que se informe sobre la prestación del servicio”, comentó en entrevista para Manatí Daniel Aquino, integrante del Consejo.

Aquino también recordó que no hay que perder de vista que la estrategia de dignificación presentada incluía capacitaciones a operadores para mejorar el trato a pasajeros con alguna discapacidad, mujeres y combatir asuntos relacionados a la seguridad y el acoso.

Creemos que es importante crear mecanismos de evaluación para que se pueden identificar los avances y los pendientes, desde el Consejo pensamos que debe haber participación de entes públicos, operadores y concesionarios y usuarios del transporte público”, agregó.

Aumento a tarifa, sin beneficios

Fue durante una conferencia de prensa realizada el 6 de octubre del 2019, cuando el titular de la SMT, Guillermo Aréchiga, sostuvo que a partir del 12 de octubre de ese mismo año el costo del pasaje en autobuses pasaría de 6 a 8 pesos con 50 centavos mientras que el servicio de vehículos tipo van -combis- quedaría en 8 pesos.

Además, comentó que en un plazo de 120 días después de que comenzara a aplicarse la nueva tarifa, todas las unidades del transporte público contarían con sistema GPS, cámaras de vigilancia y botones de pánico mientras enfatizaba que en caso de no cumplir con el acuerdo se procederían a retirar los vehículos y a revocar concesiones.

El Gobierno del Estado de Puebla a través de la Secretaría de Movilidad y Transporte, y los concesionarios y permisionarios del servicio transporte publico en la entidad manifiestan su compromiso de garantizar un transporte público de calidad, seguro, eficiente e incluyente, a combatir la corrupción y modernizar el parque vehicular”, dijo Aréchiga.

Al vencer el tiempo señalado, medios de comunicación reportaron que personal de la dependencia no comprobó la funcionalidad del equipamiento y se basó más en una inspección a la condiciones físicas de las unidades.

Agrupados en la Unión de Transportistas del Estado de Puebla, algunos concesionarios justificaron que el retraso se debe a la situación económica derivada de la pandemia.

Y, mediante un comunicado publicado el 4 de septiembre, solicitaron al gobierno estatal eliminar la tarifa preferente a estudiantes, permitir que el periodo de uso de los vehículos sea de 15 años y cancelar la conexión de cámaras de videovigilancia con el C5.

Piden renuncia de secretario de Transporte

El proceso, como se ha advertido, ha fracasado. Y esta situación ha provocado que figuras opositoras al gobierno en turno, como la dirigente estatal del Partido Acción Nacional, Genoveva Huerta Villegas, exijan la renuncia del secretario de Movilidad y Transporte.

En meses recientes, Huerta Villegas dijo que el proceso de modernización había sido “un rotundo fracaso”, pues sólo 6 mil de las más d 14 mil unidades en circulación habían cumplido con las nuevas condiciones.

Desde Acción Nacional exigimos la renuncia de Guillermo Aréchiga y que el gobernador Barbosa cumpla la promesa de modernizar el transporte público”, criticó Huerta al recordar que durante el primer semestre del año Puebla ocupaba el quinto lugar a nivel nacional con más robos en el transporte público.

De acuerdo con la última Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental (ENCIG) realizada por el INEGI, la satisfacción de los usuarios del transporte público en Puebla pasó de 26.6% en 2017 a 19.8% en 2019.

Asimismo, la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU) reveló que Puebla contaba con el tercer municipio del país donde las personas afirmaron sentirse inseguras viajando en este tipo de transporte.

Artículos relacionados

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *