Las tres muertes de Marisela Escobedo, retrato de impunidad

 Las tres muertes de Marisela Escobedo, retrato de impunidad

STAFF MANTÍ @Manatimx

“Las tres muertes de Marisela Escobedo” lleva por título el documental dirigido por Carlos Pérez Osorio, que expone el caso de una madre que, en su búsqueda de justicia por el feminicidio de su hija, es asesinada frente al palacio de gobierno de Chihuahua.

El documental, estrenado el 14 de octubre en la plataforma Netflix, no solo retrata la muerte de Rubí Marisol, hija de Marisela, engloba los miles de asesinatos de mujeres que han sido desestimados por el sistema de justicia en México.

“No podemos dejar que casos como el de Marisela se olviden porque si permitimos eso entonces todos nos ponemos en riesgo ante el sistema de justicia que todavía en la actualidad prevalece”, declaró el director en entrevista con medios.

El caso

En el año 2008, Rubí, una joven de 16 años de edad,  fue asesinada por su pareja Sergio Rafael, con quien vivía junto con su hija.

De acuerdo con un reportaje, la joven desapareció en agosto y su pareja huyó con su hija, ante esto, Marisela emprendió una búsqueda para encontrar al agresor y fue un año después cuando logró dar con él.

Fue en ese momento cuando Sergio Rafael confesó ante las autoridades haber asesinado y quemado el cuerpo de Rubí Marisol, de quien hallaron los restos en un basurero, sin embargo, estas consideraron que no había pruebas suficientes para condenar al agresor.

Con el resolutivo, Marisela no se detuvo en su búsqueda de justicia y logró que el caso se hiciera público, a pesar de recibir amenazas de muerte.

El 16 de diciembre de 2010, Marisela fue asesinada por un presunto sicario en frente de la puerta del Palacio de Gobierno de Chihuahua.

Ese mismo año, el Poder Judicial del estado suspendió a los jueces Catalina Ochoa Contreras, Nezahualcóyotl Zúñiga Vázquez y Rafael Boudib, encargados del caso de Rubí Marisol y responsables de dejar libre a Sergio Rafael Barraza.

En octubre de 2012, el presunto asesino de Marisol, José Enrique Jiménez, fue detenido y procesado, alegando que el asesinato fue comandado por Los Zetas, organización para la que trabajaba Sergio Rafael.

Artículos relacionados

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *