Checa estas claves para escribir una calaverita literaria

 Checa estas claves para escribir una calaverita literaria

STAFF MANATÍ | @Manatimx

Las calaveritas literarias se han convertido en una parte importante de la celebración del Día de Muertos, no solo por sus versos cargados de humor, también porque desde su origen, en la época virreinal, han sido un medio de crítica social.

¿Recuerdas cuando en la escuela te pedían de tarea una calaverita pero no tenías ni idea de cómo escribirla? Por eso nos dimos a la tarea de retomar los consejos del escritor y poeta mexicano Óscar de Pablo que explicó a la periodista Abril Multado para Verne.

1. Escribe versos octosílabos. No existe una métrica formal, pero el formato más común es, de acuerdo con De Pablo, el verso de ocho sílabas. Las estrofas pueden ser de cuatro versos (las más sencillas) o de diez. “Son versos cuyo último acento cae en la séptima sílaba. Normalmente, son palabras graves en español”, detalla.

2. Intenta utilizar rimas consonantes. Pueden ser básicamente de dos tipos: A, B, B, A (que las últimas palabras del primer y último verso suenan igual o muy similar, así como las de las dos de en medio) y A, B, A, B (que el primer y tercer verso rimen, al igual que el segundo y el cuarto). “Las dos suenan muy bien y al público le divierte mucho”, comenta el escritor.

3. No olvides mencionar a la muerte. El objetivo de las calaveritas es hablar de cómo y por qué la muerte se llevó al panteón a determinada persona, por lo que esta siempre tiene que aparecer en el texto.

4. Menciona alguna de las características que definen a la persona de la que hablas. Como el argumento en las calaveritas siempre es el mismo (a alguien se lo lleva la muerte) se deben incluir características de la persona a la que se le dedica.

5. Escribe con cariño y humor. No es obligatorio, pero De Pablo recomienda hacerlo. “Mezclar el recordatorio de lo inevitable de la muerte con el amor, la dulzura o el cariño es algo muy característico del mexicano”, comenta.

6. Remata con un final sorprendente. De Pablo aconseja intentar terminar el verso con un final inesperado. “Hay que pensar qué rima con aquellas cosas que definen al personaje y conducir los versos hacia allá”, dice. Se puede empezar con la parte de sus características y después finalizar con la parte sorprendente. Esto es para que se note que es una calaverita hecha para la persona.

7. No cuentes las sílabas con los dedos, cántalas. Los versos populares no necesariamente se escriben, primero se dicen. “Más que tener en cuenta el número de sílabas o el tamaño del verso es importante oír como suenan. Hay que cantarlas”, dice De Pablo.

¡Listo! Ya cuentas con las herramientas para poder escribir una calaverita digna de compartir, ahora solo necesitas escoger a una persona y poner manos a la obra.

Si quieres leer la entrevista completa da clic aquí.

Foto de portada Freepik.

Artículos relacionados

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *