El terror no es un accidente

nos convertimos en sirvientes y esclavos de algo que en último término no nos pertenece y que tampoco comprendemos bien de dónde viene, pero que va determinando nuestras formas de ser, actuar y estar en el mundo. Bajo esta forma de relacionarnos tampoco es posible reconocernos humanamente, pues el otro solo existe o importa en tanto pueda aportar algo a la cadena de producción Continúa leyendo El terror no es un accidente