Manatí

El acoso ronda a las afueras de las universidades: encuesta

CARLOS GALEANA | @CarlosGaleanaB

Caminar en las inmediaciones de su universidad se ha convertido en un calvario para Vane, estudiante de Diseño y Producción Publicitaria de la UPAEP

Mientras camina por las calles para llegar a clases, a Vane le han gritado casi todo. “Ay, chiquita”, “mamita”, “te la quiero oler”. Aquellas frases escupidas por tipos desconocidos se convierten en esquirlas de miedo. 

“Todos los días vivo acoso, afortunadamente nunca me han tocado, pero cuando escucho que alguien me grita me siento vulnerable, siento enojo”, cuenta a Manatí a través de una llamada telefónica.

Seis de cada 10 universitarias han sufrido algún tipo de acoso afuera de sus escuelas
Al igual que a ella, en Puebla seis de cada 10 universitarias han sufrido algún tipo de acoso afuera de sus escuelas, reveló el colectivo Yo Podría Ser Tu Hija (YOPSTH), quien realizó una encuesta a estudiantes de la BUAP, UPAEP, Tecnológico de Monterrey, Ibero y la Escuela Libre de Derecho.

Dato de la encuesta realizada por Yo Podría Ser Tu Hija

«Yo creo que la cifra se quedó baja, algunas personas están haciendo que esto (el acoso) se vea como algo normal; no debería ser así. Yo creo que el 64 por ciento se queda corto, de 10 amigas por lo menos a nueve les han gritado porquerías al menos una vez”, considera Vane. 

Para Diana Galaviz, fundadora de la iniciativa YOPSTH, este tipo de violencia se ha vuelto visible gracias a movimientos de denuncia que se han registrado a nivel nacional e internacional.

«Antes había menos chicas hablando sobre el tema, pero gracias a diversos movimientos han encontrado confianza para narrar sus experiencias”, reiteró Galaviz.

Portar objetos punzocortantes, mandar ubicaciones en tiempo real a través de grupos de mensajería y modificar las rutas por donde transitan son algunas de las medidas que han tenido que tomar algunas de las afectadas.

UNIVERSIDADES NO HAN IMPLEMENTADO ACCIONES CLARAS PARA COMBATIR LA VIOLENCIA

A finales del año pasado, integrantes del Consejo Ciudadano de Derechos Humanos e Igualdad entre Géneros (CCDDHH), exhortaron a las universidades públicas y privadas implementar políticas de acción para generar espacios libres de violencia y discriminación.

«Es alarmante que las universidades no se comprometan viendo el contexto que están viviendo las mujeres que pertenecen a su comunidad», dijo Natali Arias, presidenta del CCDDHH, recordando que desde que se metió la primera solicitud para activar la alerta de género en Puebla (2016), de las 11 recomendaciones emitidas una iba dirigida a las instituciones de educación superior.

«Nosotras en otros grupos de trabajo hicimos un monitoreo de las recomendaciones, sólo vimos firmas de acuerdos en los que las autoridades universitarias decían que implementarían acciones; nunca pudimos ver cuáles»

¿Y EL CASTIGO PARA LOS ACOSADORES?

A pesar de que en el municipio de Puebla desde agosto de 2018 el acoso callejero está catalogado como falta administrativa, aún quedan muchos pendientes, comentó Natali Arias, quien también dirige la organización feminista CAFIS.

«Hace falta que los jueces se capaciten y sensibilicen. Desde que se implementó no se le ha dado la difusión adecuada; hace falta que las mujeres nos apropiemos de esta herramienta y comenzar a denunciar para documentar los obstáculos y ver qué ha pasado con las denuncias».

EL DATO

De acuerdo con la encuesta aplicada a universitarias, 86 por ciento afirmó haber sufrido algún tipo de acoso; la calle, el transporte público y restaurantes o antros fueron los lugares con mayor incidencia.

1 opinión