¡Fíjate Animal!

transporte

Según el automovilista, el ciclista tiene la culpa, según éste, la culpa es del transporte público. Al final la víctima es el peatón.

Por Juan Manuel Aguirre / @Aguirreq

Cada día que comienza debo pensar en mi estrategia de desplazamiento desde casa hasta mi lugar de trabajo o de reunión. Es poco común que un día se parezca al anterior, por lo que debo tomar bien mis precauciones ¿subiré al transporte público?, ¿llevo la bici?, ¿llevo coche?, ¿cuánto tengo que caminar? Se trata más que de tiempo de traslado, se trata muchas veces de mi propia seguridad física.

Puebla, como todas las grandes urbes mexicanas, ha invertido la jerarquía de movilidad. Originalmente el diseño de la ciudad y la prioridad de movilidad está encabezada por el peatón, seguido por el ciclista, el transporte público, el transporte de carga y, por último, los usuarios de transporte particular automotor. Sin embargo, en nuestras junglas urbanas es justamente lo contrario y muchos quieren mantener ese estatus, so pena de ser amenazar verbalmente o físicamente al transgresor.

Cuando conduzco el auto reconozco los vicios que tengo como automovilista, y la situación de ventaja en la que me encuentro frente a la vulnerabilidad de los otros. La verdad me ha costado revertir mis malas prácticas. Pero creo que estoy, y estamos como sociedad, en el momento ideal para cambiar nuestros hábitos y paradigmas. La ciudad empieza a cambiar y nosotros debemos tener una educación vial a la altura de nuestra ciudad.

Peca de mentiroso quien diga que no tiene cómo aprender sobre educación vial en esta época del internet y las aplicaciones móviles. Principalmente los automovilistas, quienes normalmente cuentan con mejores condiciones económicas y mayor acceso a estas fuentes informativas y que, además, son (somos) los más responsables de aprender.

Tomemos cartas en el asunto: empecemos por socializar el problema y por difundir que tenemos la oportunidad de resolverlo con un poquito de información que guíe las decisiones que tomamos al volante. Propongamos también herramientas educativas o de difusión para hacer más accesible esta información (personalmente aplaudo lo que la app de ACSOR Tránsito ha logrado en este sentido) y, si queremos ir más a fondo, exijamos condiciones que preserven nuestra seguridad física a quienes toman las decisiones importantes en nuestra Angelópolis.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s