Carta a un amigo Vasco

normal_14-3

Creo que el amor es el único que puede juzgar la lucha [...] creando historia en un mundo que se está quedando sin futuro.

Por Pablo Martínez López / @Pablo_00

Desde mi infancia me fascinó la idea de un mundo que, lleno de muchos mundos, formara la idea multicolor, donde hombres de todas las tonalidades vivieran a su modo, hablaran a su forma, haciendo y creando desde su ojos.

Claro, la idea de muchos no es la idea de los importantes, esa gente empoderada por el trabajo de los nadie nos hace creer que los muchos mundos son solamente uno unicolor, unidimensional, servido en charola de plata al interés del mercado.

Bendita idea de los nativos del mundo que preservando sus vestidos, su lengua y su cultura, sabrían apreciar el donde venimos y a donde vamos. Rescatar la memoria de los que fuimos y por qué fuimos, es la idea mas digna que tenemos, tal vez ese sea el punto que nos hace platicar del mismo lado, hermanos de la necesidad.

La historia oficial, que no es la que se cuenta en los libros, sino la que está en las pláticas de banqueta, en el cigarro y en la cerveza, que se cuenta dentro de la montaña y que cuentan los animales, así como las plantas, nos obliga a creer que la historia de nuestros abuelos no son más que mitos y leyendas. Jamás un científico pudo descubrir que la historia de “la lamia” fuera tan real como el dinero.

Cuando escucho la historia del Euskal Herria, me viene a la mente la historia digna de un pueblo originario, que lucha por no ser comido por el mundo unicolor, esa lucha por la dignidad que sigue viviendo en cada habitante hablando el Euskera, ¡bendita lucha querido amigo!

Me pongo de pie aplaudiendo, ante la lucha de los pueblos originarios en mi país, el combate constante contra la discrimación y el maltrato a las costumbres que sigue viviendo batallas por sobrevivir ante el mundo mercantil voraz y ávido por tragar al “diferente”.

Me queda la esperanza, de personas gritando ¡Gora EuskalHerria askatuta!, de hombres y mujeres tzotitzles, otomíes, tarahumaras, gritando por la dignidad, esa dignidad que nos heredaron nuestros padres y abuelos.

La lucha hombro a hombro por un mundo donde sea la casa de muchos. La lucha que nos de la libertad de sabernos quienes somos. Compartimos la lucha de quienes nos sabemos orgullosos de lo que somos y de lo que esperamos ser. Bien lo dijo Sabino Arana:

“Ellos son los que nos esclavizan; y no contentos con esto, pues nos aborrecen a muerte, no han de parar hasta extinguir nuestra raza”. “Todos son enemigos de nuestra Patria (…) siempre encarnizados”. “Nos están carcomiendo el cuerpo y aniquilando el espíritu, y aspiran a nuestra muerte.”

Creo que el amor es el único que puede juzgar la lucha. Errores y aciertos de ambos lados del Atlántico, que enriquecen la memoria colectiva, que hace que podamos portar banderas diferentes en la misma lucha, creando historia en un mundo que se está quedando sin futuro.

Desde Euskera hasta las montañas del sureste mexicano, la lucha no suele ser tan diferente, “…techo, tierra, trabajo, pan, salud, educación, independencia, democracia, libertad, justicia y paz..” dictaba la cuarta declaración de la selva lacandona, ambas batallas se juntan axiológicamente.

Pero la espera llega, la esperanza de sentarnos un día a platicar que la utopía fue alcanzada y que el sueño de nuestros abuelos y nuestros hijos lo viven, es día en donde el delirio de un mundo donde cupieron muchos mundos dejó de ser palabra para hacerse realidad. Creo que las encomiendas de dignidad no serán abandonadas por ninguno de los bandos, esa lucha nos hace levantarnos cada mañana.

Sigamos caminando, que el mundo sigue girando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s