MOBBING: CUANDO EL TRABAJO SE VUELVE UN INFIERNO.

Mobbing: cuando el trabajo se vuelve un infierno

Por Raul Rodríguez Brito de Plumas Progresistas

El acoso laboral o mobbing es una práctica que desgraciadamente ha dejado de ser algo imaginario, para convertirse en la dura realidad de muchas personas trabajadoras. A pesar de ello, nuestro país no ha incorporado una legislación específica que atienda las consecuencias del mismo para los trabajadores y las trabajadoras que son víctimas.

Esta nueva forma de violencia se da cuando una persona o un grupo de personas, durante un tiempo indefinido y de manera física, social, moral y psicológica, se ven violentadas por parte de sus compañeros o compañeras sin justificación alguna, por medio de actos hostiles y/o de desprecio durante la jornada laboral.

A lo largo de los años, esta problemática ha ido creciendo y ha llegado a causar severas repercusiones en el rendimiento de algunos (as) empleados (as), lo cual en determinado momento puede significar que disminuya el autoestima de estos o estas así como que pierdan confianza tanto en sí mismos como en la gente a su alrededor, el trabajo e inclusive, y en el peor de los casos, la vida.

También te puede interesar “Puebla: Más de la mitad de la población vive en pobreza laboral”

Hace tiempo, la organización Workplace Bullying Institute de EE.UU realizó una encuesta en la que demostraba que el acoso laboral es el causante del ausentismo, la baja y/o la nula productividad y el mal ambiente dentro de las empresas, ya que aproximadamente un 35 % de las los trabajadores y las trabajadoras son víctimas de esta práctica.

En muchas ocasiones aquellas personas que son nuevas dentro de una empresa o institución, que son inteligentes, productivas, aquellas que son atractivas, algunas veces introvertidas y con baja autoestima y que no saben poner límites o decir que no, son lamentablemente víctimas de esta problemática y es que lo más probable es que vean mermadas sus facultades así como su autoestima y tengan este “papel” porque causan un sentimiento de competencia y rivalidad debido a que sus demás compañeros/compañeras se ven amenazados (as) por lo que quienes son víctimas, pueden llegar a lograr en menor tiempo y con mejores resultados.

Al hablar del mobbing también hablamos de una problemática de género, porque en una sociedad como la nuestra y debido a los estereotipos culturales y sociales, las mujeres son las que en la mayoría de los casos llegan a sufrir de acoso u hostigamiento sexual laboral, ya que se ven envueltas en situaciones incómodas y comprometedoras tanto con sus compañeros (as) de trabajo, así como con sus superiores, quienes practican conductas discriminatorias que perjudican su imagen y su persona, prometiéndoles algunas veces, beneficios económicos y/o laborales.

Asimismo, al igual que las mujeres sufren a causa del hostigamiento sexual laboral, los hombres sufren a causa del acoso laboral, al ser molestados, humillados y sobajados por sus mismos (as) compañeros (as), haciendo que el trabajador se desempeñe de manera equívoca durante el ejercicio de sus funciones, y como ya se mencionó, su confianza y efectividad vayan en picada.

También te puede interesar: “Rutina en el trabajo da “güeva” a los “millennials” mexicanos”

En la actualidad, en México el mobbing ha sido poco estudiado, pese a que se trata de un problema que causa severos trastornos en la conducta humana.

Como ya sabemos, el trabajo es un derecho de los ciudadanos y las ciudadanas de nuestro país, mismo que se encuentra regulado por el artículo 5º, en concordancia con el 123º de nuestra Carta Magna, así como por el artículo 3º de la Ley Federal del Trabajo.

Al respecto cabe señalar, que diversos artículos de la Ley Federal del Trabajo hacen referencia al mobbing, sin embargo, no llegan a mencionar esta palabra ni las palabras “acoso laboral”, sino más bien se empeñan en establecer que durante el trabajo, debe existir un ambiente próspero, libre de actuaciones que afecten la integridad de las demás personas dentro del entorno.

A pesar de la existencia de dichos artículos, nos damos cuenta que trabajadores y trabajadoras están siendo víctimas de acoso laboral, por lo cual este tema se ha convertido en un tema de gran relevancia para la sociedad mundial actual, pero que sin embargo, en México presenta un rezago importante en comparación con algunos otros países.

También te puede interesar: Trabajo infantil, una reflexión

A nivel internacional, países como Colombia, con la Ley 1010 de 2006 “Acoso Laboral”; Costa Rica con la “Ley para Prevenir y Sancionar el Acoso Laboral”; Suecia, con la Disposición Relativa a las Medidas a Adoptar Contra Toda Forma de Persecución Psicológica en el Trabajo; Italia, que cuenta con leyes regionales específicas para combatir y prevenir el mobbing; Bélgica, con la “Ley relativa a la Protección contra la Violencia y el Acoso Moral o Sexual en el trabajo”; Finlandia y Noruega, que garantizan el derecho de los trabajadores a mantenerse sanos física y mentalmente en el trabajo, Francia con la modificación a su Código Laboral en el año 2002, que incluía la protección de los trabajadores contra el acoso laboral, así como algunos otros países, se han encargado de crear y/o modificar leyes de competencia específicamente laboral, con la finalidad de proteger y asistir a quienes son/fueron víctimas de este acoso laboral y que a su vez, se encarguen de combatirlo y erradicarlo poco a poco.

Es por ello que es de suma importancia implementar legislaciones o reglamentos dentro de los centros de trabajo, que hablen específicamente del mobbing y lo ataquen directamente, así como una legislación específica, ya sea a nivel estatal o nacional, o en su caso, una reforma a la Ley Federal del Trabajo, con la finalidad de adicionar un capítulo específico en relación al mobbing o acoso laboral, a fin de buscar combatir y erradicar esta práctica, al igual que las penas, el procedimiento y la asistencia a las víctimas, así como regular la protección de los derechos de los trabajadores que son objetos de esta práctica.

Asimismo, considero importante la creación de organismos o instituciones especializadas, tanto dentro de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social como fuera de ella, así como a nivel nacional y estatal, las cuales se encarguen de brindar asesoría legal y psicológica a quienes han sido víctimas de este acoso laboral, así como la impartición de cursos de capacitación a empresas, instituciones, dependencias, y demás, a fin de poder apoyar a las víctimas psicológica y moralmente, combatir y más que nada, prevenir que dentro de las mismas se lleven a cabo este tipo de prácticas logrando identificar a las víctimas y a los victimarios del mobbing.

Anuncios

Un comentario en “Mobbing: cuando el trabajo se vuelve un infierno

  1. Ciertamente las cifras de víctimas de esta práctica nos parece alarmante. Aunque suele provenir de compañeros, también hay casos en que las propias empresas son las que están detrás: Acosan a sus empleados para que dejen voluntariamente el trabajo y no tener así que pagar una indemnización por despedirles. Las consecuencias personales pueden llegar a ser graves. De ahí que sea importante recabar pruebas y poner fin cuanto antes al asunto.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s