Mazapanes con azúcar Morena

Por Roberto Fuentes Viva de Homozapping

Hace unos días, el empresario Enrique Michel Velasco, propietario de Dulces de la Rosa (fabricante del clásico mazapán que lleva varias décadas en el mercado y que ha sobrevivido a la invasión dulcera proveniente del extranjero), se afilió formalmente al Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) para apoyar a Andrés Manuel López Obrador.

No es el primer empresario que anuncia su apoyo a López Obrador. Ya antes lo han hecho Alfonso Romo, Marcos Fastlicht Sackler (suegro del presidente de Televisa, Emilio Azcárraga Jean) y Miguel Torruco (consuegro de Carlos Slim), además de personajes como Yeidckol Polevnsky (la primera mujer que presidió una de las llamadas cúpulas empresariales).

Michel es un empresario que ha sabido vencer a la competencia desigual a la que se enfrentan los hombres de negocios mexicanos ante los grandes capitales que llegan del extranjero. A estos últimos se les otorgan beneficios que no se les dan a los nacionales.

Es también un empresario que dice amar a la Patria y a su estado, además de que por las características de su negocio (la fabricación e incluso exportación de dulces) tiene información valiosa de todos los sectores que conforman la cadena productiva de alimentos, que va desde la actividad agropecuaria hasta distribución de productos tanto en el mercado interno como en el externo.

Por eso puede ser un personaje de gran utilidad como asesor de Andrés Manuel López Obrador. Además, es un empresario profundamente nacionalista sin llegar al chauvinismo. Su empresa tiene 26 plantas productoras y emplea a siete mil 800 trabajadores de forma directa, más varios miles de forma indirecta (¿a poco no ha visto usted, lector a vendedores de mazapán De la Rosa en muchas esquinas de las grandes ciudades?). Produce 260 tipos de golosinas, entre las que destaca la línea de productos libres de azúcar.

Las razones para unirse a Morena fueron expuestas en una conferencia de prensa la semana pasada: “Porque amo a nuestra patria y a Jalisco, hoy reitero ante ustedes y ante la sociedad en general mi disposición de encabezar los esfuerzos en el estado abanderando la causa de Morena, pues considero que en este momento de la historia es lo que nuestro México necesita”.

Grupo de la Rosa es una empresa que tiene ya casi un siglo de vida, pues su historia se remonta a la primera mitad del siglo pasado, cuando el jefe de la familia dedicado al comercio emigró de la población de San Marcos, Jalisco, a la ciudad de Guadalajara, donde compró a un cuñado sus máquinas para hacer chicles y pastillas perfumadas.

En 1953, un incendio acabó con el taller habilitado al fondo de la propiedad en la que vivían, por lo que el jefe de familia determinó segmentar la fábrica en varios domicilios particulares, donde las amas de casa dueñas de la propiedad eran las responsables de cada taller. Hoy, en el complejo de Tlajomulco cuenta con 108 mil metros cuadrados de superficie techada y lo más importante es que mantiene un compromiso con todos sus obreros para incrementar los niveles de educación en sus trabajadores. Incluso también mantiene compromisos con campesinos de Chihuahua y Sinaloa que producen el cacahuate para los mazapanes.

Pero la llegada de Michel a Morena, además de representar un apoyo más para la causa de ese partido, tiene muchas lecturas interesantes y que deben analizarse.

1.- En primer lugar se trata de un empresario jalisciense, un estado que tradicionalmente ha oscilado entre el priismo y el panismo, al igual que Nuevo León, de donde es Alfonso Romo. Esto da una idea de que el apoyo empresarial hacia la izquierda se presenta también en zonas de alta fuerza económica y de poder empresarial, a pesar de que algunos insisten en que es un partido de pobres.

2.-Las adhesiones empresariales a Morena pueden significar una forma de transparentar las relaciones entre la iniciativa privada y la política, pues generalmente los apoyos se han dado de manera personal y “en lo oscurito”, como se dice coloquialmente. Incluso hay que recordar la cena en casa de Miguel Alemán (desvirtuada por Joseph Marie Cordoba Montoya) para pasar la charola en 1993.

3.-La inscripción abierta de empresarios a partidos políticos, puede ayudar a deslegitimar, una vez más, la supuesta representatividad de los organismos empresariales, que actualmente sólo afilian al 10 por ciento de las más de cinco millones de unidades económicas que registra el INEGI. Estos organismos, sí han creado políticos para el PRI y para el PAN, principalmente, pero han mantenido una oscura relación con el poder, que definitivamente debe transparentarse si queremos que México vida una democracia plena.

En fin, Enrique Michel, dejó el oscurantismo de las relaciones  entre empresarios y política para unirse a Morena. Hasta hace dos semanas era presidente del Consejo Económico y Social de Jalisco (Cesjal), un organismo que aglutina a diversos sectores. Dice el filósofo del metro: la luz alumbra, las sombras oscurecen.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s