Carta de un artista urbano para "los salvadores" del arte callejero en Puebla

 Carta de un artista urbano para "los salvadores" del arte callejero en Puebla

Por Miguel Moctezuma

¿Dónde estuviste cuándo viví en la calle?, ¿dónde estuviste cuándo comía de la basura y me drogaba?, en todo ese tiempo caminaba sin saber el día ni la hora, es más, a mi “me cayó el 20” cuando falleció mi novia, ¿supiste que ella tenía 6 meses de embarazo?, recuerda que en ese entonces los dos teníamos 15 años.

¿Dónde estuviste cuándo por culpa de las drogas casi me tiro de un puente?,  jamás te vi cuando el arte, la cultura y la tradición me abrazaron para cambiar mi visión del mundo. Tampoco te vi hace 5 años cuando llegué a Puebla disfrazado del Pingüino de Batman. ¿Supiste que para poder trabajar tenía que pagarle a los inspectores de vía pública 50 pesos por turno?

¿Dónde estuviste cuándo decidí vivir en Puebla con la finalidad de ofrecer algo diferente?, me atrevo a decir que revolucioné mi trabajo. Me convertí en una estatua viviente de Talavera (la primera y única en el mundo con estas características) con la cual sin el apoyo de ninguna institución representé a Puebla en estados como Aguascalientes, Chiapas, Baja California Sur, Veracruz, Morelos, Hidalgo y en la Ciudad de México, esta última, la ciudad que me vio nacer (sí, soy del D.F.orgullosamente de La Merced).

Por esta última razón, a veces pienso, y me lo han demostrado algunas personas, que les duele que un defeño haya llegado a demostrar el amor que tiene por Puebla, es por eso que te vuelvo a preguntar… ¿Dónde estuviste cuando con mis recursos y el apoyo de la banda que se dedica al arte en la calle, se realizó el Primer Festival Impresionarte en distintas calles de la capital poblana?, ¿dónde estuviste cuándo se hizo el segundo en Chiapas?

¿Dónde estuviste cuándo regresé?, ¿supiste alguna vez que al volver me enteré que los payasitodel zócalo fueron retirados por groseros?, ¿supiste que ellos se quejaron de mí porque yo seguía trabajando y ante la presión lograron que el ayuntamiento también me retirara?

Esos 5 meses sin trabajo fueron difíciles para mí, a veces me quedaba sin comer, me corrieron de mi casa por no poder pagar la renta, corrieron a mi esposa de la escuela por no poder pagar la colegiatura y todo por no poder trabajar en el zócalo de esta hermosa ciudad. En ese lapso busqué distintas maneras para regresar a hacer lo que me gusta y lo logré, cuando eso pasó, lloré sin parar por más de una hora de la emoción, ya que me di cuenta que pude defender el arte callejero, es por eso que a mí no me representas ni como consejero, tampoco eres mi salvador.

A mí me representan dos cosas: mi trabajo y la flor de la palabra, Mandar Obedeciendo. Y ahora vienes a decirme con tu café de Starbucks en la mano izquierda, representantes del Barzón Poblano y con una chica que parece que no tiene voz en tu discurso porque cuando quiere aportar algo la interrumpes, ¿a que firme una petición para que “ustedes los artistas urbanos” puedan meter un amparo?

Solo me queda respirar y contar hasta 10 para no insultarte y respetar tu derecho a pensar que eres el súper héroe de la película, el mesías que nos viene a salvar del gobierno opresor del que piensas que sacó la ley de artistas urbanos en 5 días. ¡No señor!, esto tiene más de 15 meses, un compañero te preguntó si le dabas en la calle, obvio no supiste que contestar, tartamudeaste diciendo que eras consejero ciudadano de cultura y poeta. En ese momento solo confirmaste lo que temía, pareciera que quieres tomar este tema para tu beneficio, para confrontar al IMACP únicamente porque no fuiste tomado en cuenta para las becas.

Después de escucharte y ver tus intenciones de querer ocupar alguna dirección del IMACP en la próxima administración (no por favor) así como notar la incoherencia de 2 personajes del barzón al decir estar con el pueblo y el arte mientras corren a un niño indígena (chamula) que solo buscaba vender para ayudar a su familia, te recuerdo que el arte urbano o el arte de la calle es diferente al arte que se ve en las galerías, y mucho más distinto al arte de cafetería. 

Criticas al gobierno y al final estás haciendo lo mismo. Se ha especulado mucho sobre el tema, todos han salido a dar su opinión y le han dado su interpretación pero son pocos los que se han acercado a las personas que hemos vivido y trabajado en la calle.

Me sorprende que de las 12 personas (aproximadamente) que nos hemos dedicado por muchos años al arte callejero, de pronto todos se digan artistas urbanos. Yo estoy a favor del casting porque si no me quedo sabré que estará alguien mejor y más preparado.

Rolar los espacios, en eso no estoy de acuerdo. Además, así como ustedes, el IMACP tampoco se ha acercado a platicar conmigo. Tampoco soy un infiltrado del gobierno como algunos piensan. Tengo 33 años viviendo de la calle, nací en ella, desde los primeros meses hasta los 11 años acompañaba a mi madre a su puesto ambulante y desde los 15 vivo del arte en la calle.

Hermano, ¿quieres defender el arte callejero?, no te metas, la calle es de quien la trabaja, la calle es libre, la calle te bendice, te maltrata. La calle te enseña, se respeta. La calle mata de hambre y de frío. La calle vive, viven en los ojos de todos los de a pié. Yo trabajo para el corazón del arte callejero: el público. Así que toma tu libro, pide una mesa en una cafetería y disfruta la función.

Yo soy la calle, aquí y donde quieras. Ninguna ley podrá cambiar eso.

Los textos publicados en la sección “Opinión” son responsabilidad del autor/a y no necesariamente reflejan la línea editorial de ManatíMx

Fotografía: Melanie Isahmar Torres

Artículos relacionados

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *