Artistas a la calle, el arte los necesita

Por Armando Amaro / @armandoamaro_

El tema del Programa de Artistas Urbanos autorizado por el cabildo poblano y que coordina el Instituto Municipal de Arte y Cultura, es más importante de lo que creemos y debería ser del interés de todas las personas que vivimos en Puebla.

Podría echarme un ensayo enorme sobre cómo esta iniciativa de las autoridades podría afectar no sólo al arte y la cultura, sino a cualquier otro tipo de expresión en la calle, como las manifestaciones y protestas; pero no lo haré. Les dejo eso en la cabeza para que ustedes lo analicen. Yo me iré por otro lado.

Leía la carta que escribió Miguel Moctezuma, publicada por Manatí; cuyo destinatario no es nombrado en el texto, pero es Jaime Carcaño. Para quienes no los conocen, se los presento. A Miguel lo conocí gracias a mi mejor amiga, Diana, cuando era el Pingüino y empezaba a ser la Fuente humana de talavera, lo vimos mejorar su barba, mejorar su atuendo y look. La verdad es que yo era más fan de su caracterización del Pingüino que la de Fuente de talavera, pero supongo que la segunda convenía más con los turistas. En fin. Él estaba en el Zócalo, junto a las escaleras que están frente al Pasaje del Ayuntamiento.

A Jaime, por otro lado, lo conocí en un lugar más controlado. Participamos juntos en el –que según mis registros fue el- segundo torneo de Poesía Slam en Puebla, en esa ocasión organizado por el IMACP. Él fue finalista, segundo o tercer lugar, no recuerdo. Con César Galicia que también participó en el evento, decidieron iniciar una liga en Puebla. He compartido chelas con él en varias ocasiones. No sabemos grandes cosas el uno del otro, pero nos estimamos. Tiene sus talentos, pero lo que más tiene es iniciativa. Pongan atención en eso último.

Sobre los pendejos con iniciativa (no digo que Jaime sea un pendejo, aunque muchos dirán que sí) se pueden decir muchas cosas, pero reconozco las ganas de hacer cosas. Hay muchos que son todo lo contrario a un pendejo pero no tienen iniciativa y esos son peores. Siempre he dicho que a estos pendejos con iniciativa se les deberían unir quienes les critican, quienes le señalan lo que está haciendo. ¿Por qué? Pues porque están haciendo cosas, porque tienen reflectores, porque tienen el acceso a los medios o a las personas que toman decisiones. Y los no pendejos, tendrán el conocimiento de causa, la manera para hacer bien lo que los que sí son pendejos no están haciendo.

Leo en la carta de Miguel que tenía que pagar derecho de piso, que luego de que corrieron a los payasitos por vulgares, el Ayuntamiento lo corrió porque o todos coludos o todos rabones. Después nos confiesa que casi medio año de no poder chambear en eso que le gusta, encontró la oportunidad para seguir haciéndolo y señala que defendió el arte callejero. Estaría interesante que vatos que con su guitarra y las monedas que alcanzaron a juntar, han tenido que salir corriendo porque ahí viene el inspector de la vía pública; nos digan si sintieron que Miguel defendió al arte callejero o defendió SU arte callejero. Escribo este párrafo y medio me estoy arrepintiendo de no borrarlo: no quiero que ahora el de la guitarra escriba una carta dedicada a la Fuente de talavera. Pero no lo borro porque aquí hay un punto importante: las diferencias entre unos y otros.

Por un lado veo a Jaime Carcaño. Joven poeta y escritor que pueden encontrar bien seguido en Profética, privilegiado por su clase, su género y otras cosas; saliendo a cámara, a defender al arte callejero. No a los artistas, los artistas se pueden defender solos. Pero sí al hecho de que si él o tú que lees esto o yo, un día queremos salir a leer poemas y pedir un peso por ello, pueda hacerlo. Todos deberíamos estar en nuestro derecho de hacerlo. Por necesidad o por gusto. Además, es Consejero Ciudadano de Cultura, y bueno, aunque no es un puesto de poder ni de representación popular, esa participación deberíamos esperar de todos los que tienen voz directa con algún tipo de autoridad, ya quisiéramos ver a Anel Nochebuena declarando en contra de esta ley.

Por otro lado, también veo defendiendo al arte en la calle a Itzel Sánchez y a Arturo M. Carcará. A ellos no les conozco tan bien. Pero sé que su arte ha estado en la calle, que coordinan el Foro Karuzo, que si bien no es mi favorito, allí hacen un gran trabajo por la cultura; y también la chamba que hicieron desde que supieron de este Programa de Artistas Urbanos, como las pequeñas marchas a las que asistieron algunos gestores y pocos artistas, alrededor de 15 personas. Ellos tampoco representan a todos los artistas, ni siquiera representan a los que asistieron a las manifestaciones. Pero sí representan su trabajo y luchan en defensa del arte callejero.

Son distintos entre ellos. Sus amistades son distintas. Los lugares que frecuentan son distintos. Sus temas de conversación son distintos. El arte que consumen es distinto. Y aun así, están del mismo bando sin estarlo.

Jaime promueve, junto con otras personas, un evento este viernes 7 de julio en el Zócalo al medio día. Habrá manifestaciones artísticas y también la oportunidad de firmar el amparo que atacará por la vía legal.

Itzel, Carcará y muchos otros artistas y gestores, promueven un evento este domingo 9 de julio al medio día. Habrá manifestaciones y presentaciones artísticas.

¿Y saben qué? Hay que ir a los dos eventos, porque buscan lo mismo. Esperemos que los organizadores del evento del viernes, vayan al del domingo, y los del domingo vayan al del viernes. Porque esto no se trata de los “niños Profética” y “la banda del Karuzo”. Esta ley es contra la expresión artística, contra la libertad de expresión, y todas las personas en Puebla deberíamos estar contra esta ley.

Notas al pie.

  1. Ésta no es solamente una pérdida para los artistas, es una pérdida para todos los ciudadanos –y sigo hablando sólo del arte- porque los consumidores somos los ciudadanos, si nos gusta le damos un peso, si nos encanta le damos veinte pesos, si no nos gusta no le damos nada y listo. Nosotros somos los jueces del arte callejero, no el IMACP y mucho menos el Ayuntamiento.
  2. La calle es de todos y todos deberíamos tener el derecho de hacer arte en ella, llevemos 20 años haciéndolo o sea la primera vez; hayamos vivido en la calle desde siempre o vivamos en Lomas y estudiado en la Anahuac; tengamos estudios o no; tomemos café de Starbucks o de la sierra; tengamos la lana para hacernos disfraces súper chingones o no tengamos ni dos pesos para un taco dorado. El arte es libertad: unos lo aplican en sus casas, otros en galerías mamonsísimas y otros en las banquetas. Ni el artista que se presenta en Capilla del Arte de la UDLAP ni el que lo hacía en el Zócalo, tienen derecho a decir que lo que el otro hace no es arte.
  3. Creo que todos consumimos muchísimo más arte en la calle que en galerías o foros. Así que, nada, vamos a defender los espacios que son de todos.
  4. Que digan que esta ley se hace para que no haya cacicazgo artístico en las calles y entre los artistas, es como decir que el gobierno controlará dónde pueden caminar las mujeres en aras de que no las violen.

Los textos publicados en la sección “Opinión” son responsabilidad del autor/a y no necesariamente reflejan la línea editorial de ManatíMx

Fotografía Erick Lueders

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s