Más allá de Duarte poeta

Por José Pablo Balandra / @Pablobalandra

“Paciencia, prudencia, verbal contingencia, dominio de ciencia, presencia o ausencia, según conveniencia”, fueron las palabras que utilizó el exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, el pasado 4 de julio y a diferencia de lo que muchos piensan, yo creo que es quizá el mensaje más directo y brillante que ha dado en su carrera política. A continuación plantearé la lógica argumentativa.

Primero, tenemos que saber en qué consiste cada palabra y después el  orden en el cual fue mencionado para poder entender qué fue lo que Duarte quiso decir.

Según la RAE, paciencia entre muchas cosas, es la capacidad de padecer o soportar algo sin alterarse, significa también, la capacidad para hacer cosas pesadas o minuciosas, por último paciencia es la tolerancia o consentimiento en mengua del honor.

Prudencia tiene tres distintas concepciones: Primero hace referencia a la templanza, cautela y moderación. Segundo a la sensatez y el buen juicio, y tercero, a una de las cuatro virtudes cardinales, que consiste en discernir y distinguir lo que es bueno o malo, para seguirlo o huir de ello.

La contingencia de acuerdo a la RAE es la posibilidad de que algo suceda o no suceda, significa también riesgo.

Dominio de ciencia: dominio del latín dominium, significa el poder que alguien tiene de usar o disponer de lo suyo. Significa también, el poder que se ejerce sobre otra u otras personas. Por otro lado tenemos el segundo concepto que es la ciencia, la cual significa un saber, un conjunto de conocimientos en cualquier cosa.

Presencia es, la asistencia personal, o estado de la persona que se halla delante de otra u otras o en el mismo sitio que ellas.

Ausencia es por lo tanto y de acuerdo a la misma RAE, la falta o privación de algo, en el Derecho es la condición legal de la persona cuyo paradero se ignora.

Por último y no menos importante esta la conveniencia que hace referencia a la utilidad, el provecho, el ajuste, concierto y el convenio.

Ahora bien, Duarte no hizo gala de su capacidad poética para rimar en una declaración ante los medios. Lo que hizo fue dar un mensaje que de entrada generó confusión precisamente por este juego de palabras pero que va más allá de estas rimas.

El mensaje político que Javier Duarte dio, corresponde a cuatro preguntas básicas: ¿qué ha pasado? ¿qué puede pasar?, ¿por qué puede pasar? y ¿cómo quieren que actúe?.

El análisis creo que se resume en “He soportado, he sido moderado” correspondiente a la primera pregunta. “Puede ocurrir un riesgo o un problema” respecto a la segunda. Puede ocurrir este riesgo porque tengo el conocimiento político de lo que sucede en México. La verbal contingencia está ligada al dominio de ciencia. Conozco, domino ergo puedo crear un riesgo.

La cuarta pregunta se puede resumir en: puedo ponerme adelante, puedo hablar, puedo estar presente o me privo de la situación ¿qué te resulta útil?.

Sin duda alguna, quedan interrogantes sin contestar como ¿a quién va dirigido el mensaje? ¿qué pasara con el exgobernador de Veracruz?

Pero de lo que sí estoy totalmente convencido es que en el ambiente político, los signos y  los mensajes entre líneas dicen más que las propias palabras, en este caso la declaración de Duarte no fue la excepción.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s