Manatí

Razones para peatonalizar el Centro de Puebla

LIZETH MEJORADA | @LizethMejorada

Numerosas ciudades en todo del mundo están peatonalizando sus centros históricos: Berlín, París, Montreal, Dinamarca, Nueva York, Medellín y CDMX son algunas de ellas.

En Puebla, durante la pasada administración municipal se comenzó a tejer el proyecto de Peatonalización, Ándale. Antes de llevarlo a cabo se entabló uno de los mayores procesos democráticos en el país, pues se realizaron siete mesas de trabajo, foros y diálogos con todas las partes involucradas en el tema: empresarios, sociedad civil, académicos, vecinos, consejos ciudadanos y funcionarios públicos.

También hubo una prueba piloto para poder obtener datos relevantes y medir su impacto. A pesar de todo el esfuerzo, existe un grupo de empresarios que insisten en estar en contra de dicha medida, argumentando, por ejemplo, que jamás se les tomó en cuenta, cuando como pocas veces en el país se había realizado un diálogo de meses entre todas las partes. Decir que no estuvieron, pero en realidad sí lo hicieron, es el primer mal augurio sobre su postura. 

A continuación les comparto algunas razones para decir sí a la peatonalización.

Los peatones compran más: crece la economía

Al revisar los resultados de la prueba piloto de peatonalización encontramos que el número de peatones en la zona se incrementó, esto incentiva a que la economía crezca debido a que existe una relación directa entre peatones y compra de productos. El mejor ejemplo que tenemos es la calle 5 de mayo, cuyas ventas son muchísimo más altas que en cualquier otra calle porque diariamente existe un gran aflujo peatonal. 

Por cierto, un estudio realizado en 2009 en la ciudad de Toronto demostró que la gente que camina o llega en bicicleta a un área determinada gasta más dinero en ese lugar al mes que las personas que llegan en automóvil.

Disminuyen muertes viales

Hace algunas semanas fuimos testigos de la muerte de dos peatonas en la calle 16 de septiembre, una de las arterias más importantes del Centro Histórico y por ende, una de las calles más caminadas por ciudadanos, vecinos y turistas. Muchos nos horrorizamos al ver la facilidad con la que un camión asesinó a dos mujeres, madre e hija.

Una de las bondades de la peatonalización es precisamente disminuir muertes viales. De acuerdo con un estudio que hicieron en Nueva York, cuando peatonalizaron Times Square y Broadway los siniestros viales se redujeron en un 35% y en Londres, en la calle Kensington High, después de una serie de modificaciones en la vía apegadas a la pirámide de movilidad y al darle prioridad al peatón se disminuyeron un 59 por ciento las muertes viales. 

“Todos mis clientes vienen en coche”: la gran mentira

Comúnmente, unos cuantos empresarios piensan que todos sus clientes llegan en auto —como si la calle tuviera 200 cajones de estacionamiento para que cupieran sus compradores— . Esta es la mentira más repetida por quienes están en contra.

Como ya es tradición en mi columna de opinión semanal recordaremos cómo está el reparto modal en la zona metropolitana, es decir, la forma de movilidad más empleada: Tenemos que peatones, ciclistas y usuarios del transporte público representan el 82% de los viajes (SIMT 2015) y de acuerdo a la SEMOVI  cerca de un 70 por ciento del tránsito vehicular que pasa por centro, no lo tiene como destino final, es decir, los automovilistas cruzan por el centro provocando tráfico pero en realidad no van hacia el centro sino a otro punto de la ciudad. 

Vecinos felices

Una deuda pendiente de todos los gobiernos municipales es involucrar a los vecinos. Es bien sabido que gracias a la gentrificación y el abandono el centro sólo tiene un 18% de ocupación habitacional, la mayoría de sus edificios son oficinas, comercios, escuelas, todo menos casas donde vivan personas. Por lo tanto, la toma de decisiones sobre el centro radica entre empresarios y gobierno municipal. Eso es un atropello a la vida democrática, pues un punto que debe de ser prioritario por el gobierno es garantizar el bienestar de quienes viven ahí; como quiera los empresarios se van a sus casas alejadas de la zona y no tienen que lidiar con todos los problemas que los vecinos sí. 

Por las noches existe mucho ruido por los autos a exceso de velocidad, los turibuses, o las fiestas en bares o restaurantes. Muchas ciudades en el mundo diseñan para que exista el menor ruido posible, ya que está comprobado que éste provoca grandes problemas con el sueño y el estrés.

Peatonalizar disminuye el ruido ambiental y mejora la seguridad para los vecinos. No es lo mismo tener una calle llena de vida a bajar por la 8 poniente en la noche cuando no pasa ni una sola alma. Las calles no son peligrosas por que estén lejanas al corazón del centro, sino por deshabitadas y abandonadas. 

Yo tengo otros datos

Algunos empresarios dicen que sus ventas bajan, el tema es que cambian esa cifra en cada entrevista, lo cual desde luego hace que no les creamos. Además de que no comparten sus datos para poder verificar que efectivamente bajan sus ventas.

No se nos olvide que empresarios de la CANIRAC ( Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados) durante la prueba piloto reportaron un incremento de 15% en sus ventas y algunos restaurantes del 52%. 

Aire más limpio

Durante la prueba piloto Ándale también se logró medir el impacto a mejorar la calidad de aire del centro durante los días que se peatonalizaron algunas calles, esto es un excelente indicador con el antecedente de la pasadas crisis ambiental que tuvimos por mala calidad de aire. Este problema tal vez sea el más democrático debido a que tanto los usuarios de auto, de bici, peatones, ricos, pobres, personas adultas, niños y jóvenes, somos afectados por la pésima calidad de aire y somos propensos a desarrollar cáncer de pulmón.

La peatonalización nos ayuda a tener mejor calidad de aire, mayor desarrollo de áreas verdes y la posibilidad de plantar árboles. 

Finalmente, podría escribir una tesis de por qué debemos de peatonalizar el centro histórico, pero lo importante aquí es que existen muchísimos datos que comprueban nuestra postura y sobretodo, no hay lugar alguno en donde después de peatonalizar, se retroceda.

Hoy las ciudades modernas están apostándole a hacer ciudades más humanas y habitables, ganar metros para el peatón es sólo el comienzo de volver al Centro Histórico de Puebla un  espacio habitable y seguro para sus usuarios.

El gobierno municipal y los regidores, al peatonalizar, dan un gran paso para salvaguardar el centro con grandes impactos en el corto y mediano plazo. Existe una oportunidad histórica de hacer las cosas bien, sólo es cuestión de llevarla a cabo y no dar marcha atrás. 

Fotografía de portada: @CalleDLosDulces

Los textos publicados en la sección “Opinión” son responsabilidad del autor/a y no necesariamente reflejan la línea editorial de Manatí.

avatar

Lizeth Mejorada

Activista, Directora de Puebla Vigila, Consejera Ciudadana del Consejo de Movilidad de Puebla y estudiante de Literatura y Filosofía por la Universidad Iberoamericana Puebla.

Comenta al respecto