Manatí

Sobre los bolardos en Puebla

LIZETH MEJORADA | @LizethMejorada

Los famosos “bolardos”, han estado en el ojo del huracán durante las últimas semanas debido a un programa de cruces seguros, implementado por la Secretaría de Movilidad de la Ciudad de Puebla.

Este mobiliario no es nuevo en Puebla, hay que recordar que distintas administraciones se han colocado en diversos lugares del Centro Histórico. Sin embargo, el alineamiento de los medios para criticar las obras desde mi sentir responde a dos situaciones: línea política y/o desconocimiento sobre el tema. Se ha criticado que la instalación de bolardos es innecesaria, fue mal hecha, no soluciona nada y provoca más tráfico. 

La realidad es que esta coyuntura política ha dejado a un lado lo más importante: hablar de seguridad vial. Comunicadores, ciudadanos, bots y políticos se volvieron expertos en el tema de un día para otro. Y ojo, aunque todas y todos tenemos la libertad de opinar sobre la vía pública, la verdad es que emitir postura desde el privilegio, la ignorancia y el oportunismo político, no es legítimo, ni ético. 

Primer punto, la Secretaría de Movilidad tiene un muy bajo presupuesto. Incluso existe más recurso para el programa de bacheo express por parte de la Secretaría de Infraestructura que para la Semovi. Es cierto que quisiéramos mejores obras y sobre todo ampliación de banquetas pero con el dinero que le etiquetan los regidores a dicha secretaría apenas alcanza para que sobreviva.

Segundo, de acuerdo al Observatorio “Ni una muerte vial” de la organización ManuVive A.C, la ciudad de Puebla es el municipio más letal para ser peatón o ciclista, desgraciadamente cada semana de 2019 murió una persona en la vía pública. Si los regidores se oponen a la instalación de bolardos entonces, ¿Qué proponen? ¿Cuál es su solución a la disminución de muertes viales? Considero que como ciudadanos, lejos de ver sus flamantes debates en las sesiones de cabildo donde sólo gritan y pelean, nos gustaría escuchar sus propuestas, pero desgraciadamente todas las fracciones parlamentarias quedaron a deber.

Tercero, el tema de los bolardos es un tema partidista. A los políticos por lo visto lo que menos les interesa es la seguridad vial de sus ciudadanos. Diversas fracciones partidistas tienen la misión de golpear al gobierno municipal -por lo que sea- y esto desgraciadamente insta a que no se reconozcan las buenas acciones y se vulneren las políticas de seguridad vial en el municipio. Como ciudadanía informada, no hay que hacerle el juego a los regidores de oposición, que sólo buscan descalificar sin conocimiento de causa. Amiga date cuenta, que no te utilicen.

Cuarto, ¿Hacen más lenta la ciudad? Pues no, el Centro Histórico es Zona 30, eso quiere decir que los autos no pueden ir a más de 30km/hr. En calles como la 2 oriente, se ha documentado que los automóviles y las motocicletas algunos días han corrido hasta en 92km/hr. Sí, están acostumbrados a conducir a exceso de velocidad y ahora la intervención de la calle les hace ir a una menor velocidad, ni modo.

No se trata de hacer más lenta la ciudad, hay que comenzar a conducir como se debe. Esto es por la seguridad de todas y todos. 

Quinta, los bolardos nos protegen al cruzar las esquinas, puesto que reducen el tiempo que tardamos en cruzar una calle y también le ayudan al conductor a tener que fijarse mejor cuando da vuelta.

Existen obras públicas que fueron pésimamente diseñadas por parte del gobierno municipal. Absolutamente todas las calles realizadas por la presente administración, no cumplen con la Norma Técnica, tienen banquetas de vergüenza, ya que aparte de angostas dejaron postes justo a la mitad.

Si para una persona sin discapacidad es difícil caminarlas, definitivamente una persona que usa silla de ruedas no las puede usar. ¿Por qué nadie habla de eso? ¿Por qué sólo lo que es molesto para los automovilistas sí es tema y para quien tiene discapacidad no? 

En fin, querido lector. Los bolardos salvan vidas. Puebla es una ciudad letal para caminar y debemos de trabajar para disminuir los riesgos. Seamos propositivos y exijamos que no se quite el programa de Zonas Seguras y que al contrario, se fortalezca más.

Todas y todos somos peatones, no hay que olvidarlo nunca. 

Los textos publicados en la sección “Opinión” son responsabilidad del autor/a y no necesariamente reflejan la línea editorial de Manatí.

avatar

Lizeth Mejorada

Activista, Directora de Puebla Vigila, Consejera Ciudadana del Consejo de Movilidad de Puebla y estudiante de Literatura y Filosofía por la Universidad Iberoamericana Puebla.

Comenta al respecto