Los medios frente al feminicidio de Yaz: morbo y revictimización

 Los medios frente al feminicidio de Yaz: morbo y revictimización

Un análisis detectó que la mitad de las notas sobre el feminicidio de Yaz, una niña de siete años, proporcionaron detalles morbosos y revictimizaron a la menor y a su familia.

MARIO GALEANA | @MarioGaleana_

La cobertura mediática que recibió el feminicidio de Yatziri, una niña de siete años que también fue víctima de violencia familiar y maltrato infantil en Puebla, propició la revictimización de la menor y su familia, e incluyó detalles morbosos, innecesarios y frívolos.

Estas fueron las conclusiones de un análisis que realizó el Observatorio de Violencia de Género en Medios de Comunicación (Ovigem) basado en 44 notas publicadas entre el 28 de diciembre de 2020, día en Yatziri falleció, y el 6 de enero de 2021.

En el 52% de las notas publicadas, el Ovigem consideró que se revictimizó a la menor y a su familia, en el 41% se dieron detalles que pretendían farandulizar el caso de violencia familiar y en idéntica proporción los textos periodísticos incluían detalles innecesarios o morbosos.

 En el 52% de las notas publicadas, el Ovigem consideró que se revictimizó a la menor y a su familia, en el 41% se dieron detalles que pretendían farandulizar el caso de violencia familiar. Fuente: Ovigem
En el 52% de las notas publicadas, el Ovigem consideró que se revictimizó a la menor y a su familia, en el 41% se dieron detalles que pretendían farandulizar el caso de violencia familiar. Fuente: Ovigem

En el análisis también se incluye la difusión de un video de Yaz, publicado el 4 de enero, en el que se pretende responsabilizar a su familia materna por la violencia ejercida contra la niña.

Como se sabe, el 20 de agosto de 2020 Yatziri ingresó por segunda vez al hospital La Margarita del IMSS con múltiples lesiones graves. A mediados de 2020, la hermana menor de Yaz, Mitzi, también había fallecido víctima de violencia familiar.

Con el segundo ingreso de Yatziri, la Fiscalía General del Estado (FGE) ordenó la detención de Alejandra Viridiana y Rafael, madre y padre de las menores, y poco después de Mónica Naxshely, madrastra de las niñas.

Esto puede interesarte: El periodismo ante la violencia contra niñas, niños y adolescentes

Eso implica que el análisis realizado por el Ovigem es sólo la punta de la cobertura mediática que obtuvo el caso en prensa, radio y medios digitales. Pero, de cualquier modo, el análisis proporciona una mirada general sobre los métodos de la prensa al informar sobre estos hechos.

Por ejemplo, cuatro de cada 10 notas publicadas entre finales de diciembre y principios de enero incluye “detalles innecesarios o morbosos”, como la descripción de las lesiones, y en el 43% se reproducen estereotipos como el de la “víctima ideal”: una mujer débil, inocente, vulnerable, indefensa, pasiva.

En una de cada tres notas, los medios incluyeron titulares “negativos”, en opinión del Ovigem, pues la responsabilizaban de su supervivencia, especificaban con qué objetos se le violentaba o mencionaban al video antes referido como un gancho para que sus lectores dieran click en la noticia.

También puedes leer: El 10% de las víctimas de feminicidios en Puebla son niñas y adolescentes

El observatorio consideró que ningún titular puede ser considerado “positivo”, pues no se especificó que Yatziri fue víctima de feminicidio.

El crimen contra Yaz puede considerarse un crimen por razones de odio debido a que incluyó lesiones o mutilaciones infamantes o degradantes, antecedentes o datos de violencia familiar y un parentesco entre la víctima y el victimario, tres causales incluidas en la tipificación del delito de feminicidio.

.

¿Cómo debió informarse el feminicidio de Yatziri?

El Ovigem consideró que, como ocurre en otros feminicidios, la cobertura mediática debió informar acerca del contexto del caso de Yatziri para ayudar a la ciudadanía a entender que “la violencia contra las niñas no es un hecho aislado y que deviene de prácticas profundamente arraigadas en la cultura”.

La Encuesta Nacional de Niñas, Niños y Mujeres 2015, elaborada por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef, por sus siglas en inglés), reporta que 63% de las niñas y niños de México de entre uno y 14 años han experimentado al menos una forma de disciplina violenta durante el último mes (de ese año).

También se recomienda entrevistar a especialistas en materia de derechos de las infancias y de las mujeres, y explicar que los tres niveles de gobierno tienen la obligación de actuar ante la violencia contra niñas, adolescentes y mujeres.

Esto puede interesarte: Aumentan en Puebla homicidios en contra de menores de edad

Es indispensable proteger los datos personales de los menores, sobre todo si son víctimas de violencia; así como preservara su integridad, dignidad y derechos humanos, cuando se reproduzcan imágenes, voz o texto.

El Ovigem cita el manual de La Infancia en el Periodismo, creado por la Red por la Infancia y Adolescencia (RIA), donde también se exhorta a que los medios de comunicación mencionen cuáles derechos de la infancia o adolescencia fueron violentados, así como la legislación regional, nacional e internacional vinculada con los menores.

Artículos relacionados

Leave a Reply