Son indígenas el 10% de las mujeres víctimas de homicidio en Puebla

 Son indígenas el 10% de las mujeres víctimas de homicidio en Puebla

GUADALUPE JUÁREZ | @LupJMendez
Ilustración de portada: Valeria Bautista

En uno de cada diez homicidios contra mujeres cometidos en Puebla el año pasado, la víctima hablaba una lengua indígena. Se trató de 13 asesinatos registrados en su mayoría en zonas rurales de la capital, donde se mantiene activa la Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres (AVGM).

De acuerdo con el análisis más reciente del Inegi sobre defunciones por homicidios, 123 mujeres fueron asesinadas en Puebla durante el año pasado, aunque del 23% se desconoce si hablaban una lengua indígena o no.

En los últimos ocho años, el Inegi registró 99 homicidios de mujeres de habla indígena. El año con más casos ocurridos fue 2014, con 14 homicidios de mujeres presumiblemente indígenas. En contraste, el año con menos sucesos de este tipo fue 2017, con ocho casos.

También debes leer: Casas de mujeres indígenas en Puebla pelean por fondos para atender violencia

Estos datos fueron recabados según la causa de muerte consignada en las actas de defunción, por lo que se desconoce si posterior al registro fueron investigados como homicidios dolosos o culposos.

.

Fueron muertes violentas

En 12 de los 13 asesinatos contra mujeres indígenas registrados el año pasado, los forenses llevaron a cabo una necropsia. Esto indica que se debe esclarecer la causa de muerte porque ocurrió de manera violenta, y esto sucede cuando fallecen en un accidente en la vía pública, por un suicidio o un asesinato.

Todos los casos en los que se practicó una necropsia se registraron en la capital del estado, tres de ellos en la zona urbana del municipio.

En siete de los 13 homicidios contra mujeres en Puebla registrados en 2019,, las víctimas fueron halladas en una vivienda particular, dos en una carretera o vía pública, dos en “otro” lugar y una sin especificar. En cuanto a su edad, el 70% tienen tenían entre 15 años a 59 años, mientras que el 30% eran adultas mayores.

El único caso en el que no se llevó a cabo el estudio de causa de muerte fue en Zacapoaxtla, en el que también permanece activa la AVGM, junto a otros 49 municipios más.

A pesar de que en la base de datos se contempla un apartado para conocer si los homicidios ocurrieron en un contexto de violencia familiar o de pareja, el análisis de las víctimas que hablan una lengua indígena no lo especifica.

.

Quizá te interese leer: Mujeres hablantes de lengua indígena son víctimas de discriminación

.

En cambio, se sabe que la mitad tenía una pareja sentimental antes de fallecer, cuatro eran casadas y tres vivían en unión libre. Tres eran solteras, dos viudas y de una se desconoce su estado civil.

En siete de los 13 casos, las víctimas fueron halladas en una vivienda particular, dos en una carretera o vía pública, dos en “otro” lugar y una sin especificar. En cuanto a su edad, el 70% tienen tenían entre 15 años a 59 años, mientras que el 30% eran adultas mayores.

.

La invisibilización de la violencia feminicida

En un estudio del Colegio de México en 2017 sobre violencia contra las mujeres en Puebla, se encontró que al analizar la situación en poblaciones de habla indígena había un sesgo, ya que la proporción de víctimas era menor al encontrado a nivel estatal.

“Este sesgo podría estar reflejando, ya sea en la ausencia o escasez de servicios culturalmente adecuados, o bien la desconfianza de las mujeres indígenas a las autoridades para atenderse o denunciar situaciones de violencia en su contra”.

A su vez, el estudio Violencia de Género Contra Mujeres en Zonas Indígenas en México, realizado por la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim), refiere que la problemática para atender el feminicidio contra mujeres indígenas es la ausencia de personal capacitado y profesionalizado en estas regiones.

.

Quizá te interese leer: Puebla es el cuarto estado con más muertes por covid de personas indígenas

.

En tanto que las instancias de procuración de justicia que atienden a mujeres, o bien no existen o cuando las hay, están desmanteladas, sin personal suficiente y menos capacitado, para enfrentar la problemática”, señala.

Y un problema adicional es el trato que se da a las mujeres indígenas que son víctimas de violencia: “discriminatorio, inaccesible en términos económicos y de distancia (pues para llegar hasta estas instancias de justicia, se deben recorrer hasta 6 u 8 horas), e inaccesible social y comunitariamente, entre otros factores”.

Artículos relacionados

Leave a Reply