Centennials: el voto decisivo al que nadie está prestando atención

 Centennials: el voto decisivo al que nadie está prestando atención

Ilustración de Valeria Bautista.

El voto centennial, es decir, de chicos y chicas de 18 a 24 años de edad, será decisivo en las próximas elecciones, aseguran especialistas.

PALOMA FERNÁNDEZ | @PalomaPEN
LUIS SORIANO | @Luissorianortz

Nacieron cuando el país ya había sucumbido a la violencia. Crecieron cuando el mundo dejó de hablar de cambio climático para reconocer que no era un cambio, sino una crisis. Vieron a la derecha aliarse con la izquierda, y a la izquierda convertirse en nada. Han pasado la etapa dorada de sus mejores años encerrados a causa de un virus. E, incluso así, hay quienes los llaman “generación de cristal”: chicos y chicas endebles, que no soportan nada.

De las y los cetennials, o la Generación Z, se ha dicho mucho. Pero casi todo lo que se dice tiene un margen de error. No hay un acuerdo sobre el año específico en que acaba y termina esta generación, y por eso se dice sencillamente que son todas las personas nacidas a mediados de las décadas de 1990 y 2000.

Eso explica que muchas votarán por primera vez en las elecciones del 6 de junio. Y no son unas cuantas, sino millones: chicos y chicas que crecieron con pantallas, con fenómenos virales, con crisis sociales y económicas y sanitarias.

Voto centennials México
Los centennials, o Generación Z, representan el 15% de los posibles votantes en México. Fuente: INE

Según el Instituto Nacional Electoral (INE), en México hay 14 millones 680 mil 259 de personas que son centennials, es decir, que tienen entre 18 y 24 años. Esto representa el 15% de votantes en 2021.

No hay, en todo el país, un sector poblacional tan decisivo en las elecciones. Y no hay, en todo el país, un sector poblacional del que se sepa tan poco. Sólo ciertos rasgos, tendencias, pensamientos.

Esto te puede interesar: De la megamarcha universitaria al desencanto en sólo un año

El coordinador de la licenciatura en Ciencias Políticas y Administración Pública de la Ibero Puebla, Roberto Alonso Muñoz, explicó para Manatí que el contexto en que esta generación se desarrolló influye bastante en sus posturas políticas, pues al vivir un entorno de conflictos armados y guerras contra el crimen organizado, apelan más al bienestar desde las causas sociales.

“Una diferencia entre la generación millennial y la generación centennial tiene que ver con la preocupación por el medio ambiente y además por los entornos de violencia. La generación millennial no creció en estos entornos de violencia, llegamos a ellos como jóvenes, pero quienes tienen entre 18 y 24 años prácticamente crecieron en un conflicto armado en el país, con episodios de violencia muy importantes, y además con un deterioro ambiental a nivel global”.

Los centennials han atestiguado el desbordamiento de la violencia en el país, así como la crisis climática.

Según Guillermo Santiago Rodríguez, director general del Instituto Mexicano de la Juventud (IMJUVE), los centennials se caracterizan principalmente por haber crecido en medio del desarrollo de las tecnologías, el internet y también en grandes retos sociales.

“La generación está más familiarizada con el Internet y las redes sociales. Eso es innegable. Pero por otro lado está enfrentando un mundo más adverso que la generación millennial, porque se han recrudecido las desigualdades”.

La Encuesta Intergeneracional sobre Actualidad Latinoamericana 2019, realizada por el Grupo de Diarios de América (GDA), mostró que en México los centennials desconfían de las instituciones gubernamentales, religiosas y políticas del país.

Voto de centennials
Cuatro de cada 10 centennials no se identifican ni con la izquierda, ni con la derecha. Fuente: Encuesta Intergeneracional sobre Actualidad Latinoamericana 2019,

Esta misma encuesta reflejó una insatisfacción hacia problemáticas como la corrupción, la inseguridad y el deterioro del medio ambiente.

En suma, el 68.3% declaró que la situación en el país es mala, además de no tener posturas políticas, ya que el 41.5% de los encuestados no se identificó en la “izquierda” o “derecha”.

¿Y cómo votan lxs centennials?

Pero, entonces, ¿cómo votan lxs centennials? ¿Qué buscan en un candidato o candidata? ¿Por qué partido político se inclinan?

No hay una respuesta clara para todas esas. Pero cinco chicas y chicos respondieron a Manatí que, para ellxs, lo más importante al marcar una boleta es un tipo política que se ejecute con ética, antes que un partido o un candidato  

“No sé si podría llamar democracia al hecho de que tengamos que votar por la persona que menos nos va lastimar”, dice Diego Salamanca, de 19 años, estudiante de Literatura, sobre el próximo proceso electoral.

Incluso sin mucha esperanza en el ejercicio electoral, su participación se basa en tomar una iniciativa que difícilmente han reconocido dentro de las propuestas en las próximas elecciones. 

Esto puede interesarte: Sin seguro social ni salario fijo: así trabajan los jóvenes en Puebla

“No es un secreto que hay mucha corrupción en la política”, asegura Tutti Jiménez, de 20 años, estudiante de Comunicación. Y lo reitera: para ella, el proceso electoral se resume en promesas sin cumplir.

Dicha desconfianza hacia los candidatos no es un fenómeno aislado, pues las entrevistadas reflejan preocupación hacia el poco compromiso de la plantilla con las problemáticas de género, derechos LGBT y políticas medioambientales.

Voto Centennial en México representación gráfica.
El voto centennial en México será decisivo en las elecciones del 6 de junio, aseguran especialistas. Ilustración: Valeria Bautista

Sarah Fernández, de 18 años, estudiante de Preparatoria, piensa que su voto lo depositaría en “una persona que supiera combatir estos temas, pero no nada más con propuestas, sino que en verdad esté dispuesto o dispuesta a tomar acción y demostrarlo.” 

O sea que sí: hay mucho desencanto. O más: rechazo. Pero los centennials reconocen que al voto como una herramienta de participación ciudadana cuyo acceso no asegura un cambio concreto, pero deciden ejercerlo con el afán de empezarlo.

“Mucho tiene que ver con una falta de otro medio para poder ejercer mi derecho ciudadano a participar, o sea, nos reducimos bastante al hecho de que solamente ahí podemos ejercer mecanismos de representatividad”, acepta Leilani Hernández, de 21 años, estudiante de Derecho.

También puedes leer: Las huellas de la violencia digital contra mujeres en Puebla

Parte de este desencanto hacia la política, o por lo menos hacia los políticos, surge del hecho de que estas chicos y chicas se sienten alejados de los candidatos, de subirse a las tendencias en redes sociales, o de mancharse con el último puñado de lodo posible.

 Como explica el Roberto Alonso Muñoz, esto no les posiciona como una opción real para los centennials, pues considera que caen en lo errático o lo farandulesco. 

“Porque en efecto, sí son vistos, pero no son atendidos, y una cosa es ser visto y otra cosa es ser considerado como una oferta. Es muy fácil entretenerse con sus bailes, ejercicios, publicaciones, algunas bromas o retos a los que se suman las y los candidatos, pero no hay una oferta, que me parece que es lo que este sector de jóvenes centennials, están buscando”.

Las actitudes de los partidos, candidatos e incluso las generaciones más grandes hacen que estos jóvenes se sientan segregados. Así lo expresa la estudiante en relaciones internacionales Diana Cortés de 23 años:

“Suelen callar a las personas que apenas vamos entrando al mundo electoral o que apenas vamos teniendo poder dentro de las decisiones de Gobierno. No está padre llegar y querer hablar de política y que te digan ‘es que tú no sabes, es que esta persona ha hecho muchísimas cosas en el pasado’ pero realmente si hizo cosas en el pasado, ¿por qué no se ve la respuesta ahorita?”.

Quizá te interese: Estos son los protocolos sanitarios para la elección del 6 de junio

Parece que la forma de llegar a este sector, además de ser incierta, no ha sido la óptima desde una política que se ha dedicado por años a desechar a las generaciones más jóvenes, o sólo recurriendo a ellas como parte de una estrategia electoral y no como un sector valioso en la sociedad. 

“Nosotros hoy en día estamos bastante dejados a nuestra suerte y creo que eso hace que visibilicemos muchísimo más ciertas condiciones que antes no se cuestionaban o se exigían, además de que hay más medios por los cuales se ha buscado esta exigencia y que nos hacen más visibles”, asegura Leilani Hernández.

Artículos relacionados

Leave a Reply