Reclaman familias de desaparecidxs falta de apoyo durante la pandemia

 Reclaman familias de desaparecidxs falta de apoyo durante la pandemia

PALOMA FERNÁNDEZ | @PalomaPEN

Antes del Covid-19, de la contingencia sanitaria y del aislamiento, la vida ya era distinta para muchas familias. Y era distinta a causa de las desapariciones forzadas.

El único colectivo en Puebla que agrupa a las familias de las personas desaparecidas, La Voz de los Desaparecidos, no ha cejado su búsqueda ni en medio de la pandemia.

Por estos días, las familias se enfrentan a una inoperante Comisión Estatal de Búsqueda de Personas instaurada por el gobierno, a la burocracia de los ministerios públicos, al tardío actuar de la Fiscalía General del Estado, a la ausencia y, claro, al virus.

La voz de los desaparecidos está integrado por familias de personas que no han sido localizadas desde hace varios años. Fotografía: Mario Galeana.

La fundadora de La voz de los desaparecidos, María Luisa Núñez, asegura que si antes las investigaciones sobre personas no localizadas ya eran lentas, ahora, en plena contingencia sanitaria, se han hecho sumamente deficientes.

“Se jactan de decir que han localizado al 40% o al 50% o al 60% de las personas que se reportaron como desaparecidas, pero es importante distinguir y aclarar que puede ser que las personas no localizadas se ausentaron voluntariamente de su domicilio. Pero en lo que corresponde a casos de desaparición forzada, la verdad sigue sin haber resultados. No hay avances por parte de la Fiscalía”, dice en una entrevista concedida a Manatí.  

Precariedad afecta a familias

A principios de junio, el Litigio Estratégico en Derechos Humanos (Idheas) aplicó una encuesta a 674 familiares de personas desaparecidas provenientes de 19 entidades, entre ellas Puebla.

Con este estudio, Idheas confirmó que existían situaciones preexistentes de precariedad de las familias de personas desaparecidas –como la inestabilidad económica y laboral o las afectaciones en su salud–, que se agudizaron con la llegada de la pandemia, particularmente para las mujeres, las personas mayores de edad y las personas con discapacidad.

En la encuesta, el 72.2% de las personas indicó una reducción total o parcial de sus ingresos económicos, lo que ha generado que las familias “tengan una mayor dificultad para comprar alimentos (38.51%), pagar la renta o hipoteca con el banco (28.16%) y conseguir medicamentos (19.09%).

Además, el 72% no ha recibido ningún apoyo desde el inicio de la crisis sanitaria, a pesar de que algunas están inscritas en el Registro Nacional de Víctimas.

Buscar, subsistir y sortear al virus: a eso se enfrentan las familias de las personas desaparecidas.

La Comisión de Búsqueda, un obstáculo

A esta trágica ecuación se suma la inoperancia del organismo que debería acompañar la localización de desaparecidos: la Comisión Estatal de Búsqueda de Personas, instaurada a finales de enero de este año, y presidida por María del Carmen Carabarin Trujillo.

Para Núñez, el trabajo de Carabarin Trujillo ha sido más bien un obstáculo en la búsqueda de personas.

“Ella utiliza como argucia —porque es una argucia— el tema de la austeridad que tanto pregona el gobierno federal, y en consecuencia el estatal, y despidió recientemente a 15 personas que eran verdaderamente expertas, sensibles, empáticas y respetuosas del tema de las desapariciones y con las familias”, explica.

La Comisión Estatal de Búsqueda de Personas se instauró el 30 de enero de 2020. En la fotografía: Alejandro Encinas (izquierda), María del Carmen Carabarin (centro) y Miguel Barbosa Huerta (derecha).

Cuando la titular actual de esta Comisión tomó el cargo, se contaba con un personal de 30 personas, un “número grande” a comparación de otras organizaciones dedicadas a la búsqueda de personas en el país, a decir de la fundadora del colectivo.

Ahora, dice, sólo labora la mitad del personal. Y las pocas plazas para las cuales ya se ha contratado a nuevos funcionarios son, según Núñez, personas sin experiencia que están lejos de cumplir con el perfil que requiere su cargo.

“La verdad, esta Comisión… y te lo digo con mucha frustración y con mucha tristeza… esta Comisión ha resultado un fracaso”, sostiene.

La representante de La Voz de los desaparecidos explica que, cuando se reporta la desaparición de una persona, la Comisión expide fichas que puedan servir para identificar y localizarla, pero ha optado por ignorar la información que el colectivo previamente ha reunido.

Quizá te interese: Los que buscan: testimonios de familiares de desaparecidos en Puebla

Esto, para Núñez, es un mero acto de ego institucional. Un acto que, sin embargo, se traduce en negligencia. Porque la activista asegura que las 60 personas desaparecidas que representan las familias agrupadas en el colectivo no han sido incluidas en los objetivos de búsqueda de la Comisión.

“De las 60 personas que aproximadamente tenemos en el colectivo, ninguna ha sido buscada por parte de la Comisión. Sólo se limitan a emitir unas fichas, los boletines de búsqueda… eso es lo que nosotros hemos hecho siempre. Pero ella no comparte ninguna otra ficha de búsqueda que no posea el logotipo de la Comisión”, detalla.

Núñez narra que una tarde confrontó a Carabarin Trujillo sobre las acciones de búsqueda implementadas durante la pandemia, y “no me supo decir ninguna, porque no se está haciendo nada”.

Tres propuestas para mejorar la búsqueda de personas

El colectivo ha propuesto a la Comisión Estatal de Búsqueda tres pasos para mejorar la búsqueda de personas y evitar la revictimización de sus familiares, que se enlistan a continuación:

1.- Aplicar una sola entrevista.

Actualmente, la Comisión realiza, a través de tres direcciones, tres entrevistas para los familiares, lo que a decir de Núñez es moral, emocional y psicológicamente desgastante para las familias.

En consecuencia, la fundadora del colectivo propone que se realice una sola entrevista con los tres directores al mismo tiempo.

2.- Una Comisión itinerante.

Para Núñez, la Comisión Estatal de Búsqueda debe recorrer los 217 municipios del estado para entrevistar directamente a las familias, sin necesidad de que éstas acudan a la capital, ya que muchas carecen de medios para poder acudir a la sede del organismo.

3.- Capacitación a autoridades municipales.

La Comisión ha instruido la conformación de enlaces y brigadas de búsqueda en los municipios, como establece la Ley General en Materia de Desaparición Forzada de Personas, pero éstas aún no capacitadas.

Para garantizar protocolos adecuados para la localización de personas, es necesario que estos funcionarios nombrados por las autoridades municipales sean instruidos y actualizados conforme a los lineamientos de búsqueda, a decir de Núñez.

Artículos relacionados

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *