¿Libertad de expresión o libertad de monetizar contenido?

libertad de expresión

La construcción de nuevos espacios críticos de comunicación es algo en lo que todos y todas podemos participar: apoyando a creadores independientes no sólo consumiendo su contenido.

AXEL LIMA | @AxelLimaM

Cada vez toman más fuerza los debates alrededor de la libertad de expresión en los medios digitales. Por un lado, hay quienes ven en el auge de las plataformas tecnológicas como Google y Facebook un peligro para este derecho; por otro lado hay quienes ven un proceso de democratización de los medios nunca antes visto.

Me parece que hay algunas cosas que aclarar lejos de las actitudes apocalípticas o integradas.

La libertad de expresión no es absoluta

Es importante entender que ninguna libertad es absoluta, la de expresión no es la excepción. Usualmente se cita el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, pero éste es insuficiente para abordar el tema. En la Convención Europea de Derechos Humanos, por ejemplo, se especifica en el artículo 10 que la libertad de expresión estará sujeta a restricciones y sanciones de acuerdo a la ley de cada estado-nación.

En México, el título 11 capítulo II de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión contempla el “derecho de información, de expresión y de recepción de contenidos” que se ejercerán en los términos de la constitución, leyes y tratados internacionales. También contempla que los productores de contenido podrán comercializarlo, pero que las tarifas quedan a libre acuerdo entre particulares. En términos amplios podemos decir que la libertad de expresión no está intrínsecamente ligada a la libertad de comercializar contenido.

Cada plataforma tiene un parámetro para limitar esa libertad

Ahora bien, existen diversos marcos en los que se pueden fijar los límites de la libertad de expresión. Las plataformas tecnológicas como YouTube y Facebook tienen reglas sobre lo que se puede o no compartir en ellas. Estas reglas no siempre son claras: más aún, los criterios de su aplicación casi nunca se transparentan y muchas veces se bloquean cuentas y canales sin que los creadores sepan exactamente por qué.

No sólo se trata de las normas comunitarias (aplicables para cualquiera que comparta contenido en ellas), también de las normas para monetizar contenido. Por ejemplo en Facebook no es posible monetizar videos estáticos: si tienes música original y no tienes los medios para grabar un video no podrás monetizarlo, aunque sí subirlo y compartirlo. Es decir que estas plataformas en general garantizan la libertad de expresión pero no siempre la de comercialización.

TE PUEDE INTERESAR: Hablar lo incómodo

El carácter dual de las plataformas de medios

En ese sentido, los medios digitales han permitido que usuarios y usuarias no sean concebidas como meras consumidoras de contenido (como sucede con los medios masivos), sino que también se conviertan en creadoras de contenido. Sin embargo, al mismo tiempo han concentrado tanto poder y alcance que muchos gobiernos enfrentan dificultades para regularlos, es decir, para tener un equilibrio entre los derechos de su ciudadanía y la libertad económica de estas empresas.

Este es un proceso que Manuel Castells llamó el surgimiento de una “economía informacional global”. Es decir, los medios y las plataformas tecnológicas comienzan a formar parte fundamental de la organización económica de la sociedad, por lo que ya no son meros “canales” sino que constituyen un nuevo espacio comunicacional y de vida (la virtualidad real). Los cambios que ha suscitado el auge de estos nuevos entornos han sido tan rápidos y vertiginosos que ni los gobiernos ni las personas hemos terminado de adaptarnos a ellos, de ahí los múltiples vacíos legales que existen en esta materia.

Autonomía de medios y financiamiento

Un tema tangencial tiene que ver con la forma en que los medios de comunicación y/o periodistas se financian. La relación medios-poder en México ha sido históricamente dependiente. Es claro que para hacer un medio profesional se necesitan recursos, pero esos recursos suelen provenir tanto de los presupuestos gubernamentales de publicidad oficial como de patrocinios de grandes corporaciones; los medios “independientes” (llamémosle así a aquellos que no obtienen ingresos de fuentes que podrían condicionar sus líneas editoriales como los ya mencionados) son rarísimos en México y en general en el mundo.

Algunas cifras indican que el mercado de la publicidad digital en México ronda los 18 mil mdp, cifra sólo superada por los alrededor de 45 mil mdp de gasto publicitario anual en televisión. Algunos de los principales anunciantes son: Genomma Lab, P&G  y Bimbo. Por supuesto este gran mercado incluye los diferentes canales donde es posible monetizar contenido, como YouTube, donde los creadores reciben un porcentaje del costo de la publicidad colocada por Google en sus videos.

Sobra decir que cualquier anunciante puede acudir a Google y señalar los canales en los que no quiere colocar publicidad. Esto genera un panorama en el que una persona creadora de contenido puede caer en la auto-censura con tal de mantener el patrocinio indirecto de grandes corporativos, una lógica muy similar a la de los medios tradicionales o bien exponerse al ostracismo de la monetización.

La censura y el cierre ideológico

Por supuesto que la censura es un problema que afecta tanto a medios como a audiencias. En temas como la violencia explícita, la apología del delito, ataques a la intimidad e información privada o reservada podemos estar de acuerdo que la censura es natural, incluso necesaria, pero cuando hablamos de temas político-ideológicos (incluso morales) depende de la postura de las personas. Si Hamas emite un comunicado habrá quien lo califique como apología del terrorismo y quien lo vea como información necesaria para conocer la situación en Palestina; muchas personas siguen escandalizándose con los desnudos, especialmente de mujeres, lo que puede hacer que manifestaciones (feministas por ejemplo), sean censuradas de muchos medios. 

Es decir que podemos hablar de muchas dimensiones de la censura: la que está diseñada para evitar daños a otros y la que se articula como un instrumento de poder ideológico. Esto es algo que Marcuse llamó el “cierre del universo del discurso” en el que los medios funcionan como intermediarios para producir otra realidad en las audiencias, la de la “conciencia” feliz donde todo está bien, es decir una expresión pura de la ideología sin contrapesos discursivos.

Sin embargo pienso que este es un problema más filosófico (o histórico si se quiere ver así) que práctico. Esto no quiere decir que absolutamente todo espacio de comunicación está sometido por la ideología dominante y que la libertad de expresión se ve constantemente asediada por el poder.

¿Libertad de expresión o libertad de monetizar contenido?

Opino que las limitaciones para monetizar contenido no son limitaciones a la libertad de expresión, aunque sin duda pueden tener un efecto secundario en su pleno ejercicio. Cada vez que las sociedades interactúan con nuevas tecnologías surgen ideas apocalípticas e integradas alrededor de ellas como diría Humberto Eco. Temas como la libertad de expresión, la censura, medios independientes y el cierre ideológico del discurso están ligados a procesos históricos que es importante entender.

La construcción de nuevos espacios críticos de comunicación es algo en lo que todos y todas podemos participar: apoyando a creadores independientes no sólo consumiendo su contenido, sino pagando por su trabajo; también es importante tener una actitud vigilante y de exigencia ante los medios tradicionales para evitar caer en la desinformación o manipulación.

No todo es una conspiración de las grandes corporaciones o del gobierno para limitar o acallar las expresiones incómodas (ese tipo de ataques siguen otras lógicas más violentas que la desmonetización). Debemos entender como audiencias activas nuestro papel en la configuración de espacios digitales, la creación de nuevas leyes y en general en la democratización de los medios de comunicación.

También te pueden interesar...

0 0 votos
Article Rating
Suscríbete
Notifícame de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos lso comentarios
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x

¡Únete a la #ManadaManatí! Compártenos tu correo y pronto recibirás sorpresas. 

Newsletter