Entre el presente y la nostalgia termina el ciclo 4 en Beat 803

Por Antonio Tecuapetla / @AntonioTecG

El fin del ciclo 4 del Circuito Indio en Puebla inició con tintes cromáticos sonoros directos de Madrid. De amor, química, colores y magia, fueron los toques electroacústicos que giraban en torno al synth pop a cargo de Penny Necklace. La madrileña mostró un set minimalista con una atmósfera de voz potente que hablaba de historias, confesiones e invitaciones a través de sus ritmos generados de manera digital con un iPad, y su guitarra.

Minutos después Elis Paprika subió al escenario para llenarlo de nostalgia con canciones como ‘Give me love‘, ‘No me vas a callar‘, ‘Canción de amor para los tres‘ y covers que fueron de Led Zeppelin a Juan Gabriel.

Elizabeth demostró que los años no pasan en vano, que el amor no se puede esconder y que el punto de intersección perfecto entre el amor y el desamor está en la música: “Quiere mucho, más que a tu mujer” respondía a sus muestras de cariño.

El espectáculo no solo recae en ella, el público la hizo suya, lo gritan a pulmón y creando coreografías.Por si fuera poco el acercamiento, su participación termina entre el público, brincando, y recostándose. No se va sin antes recordar que debe haber igualdad en el medio de las artes, que debemos trabajar en conjunto para lograrlo, por ello presenta ‘Now girls rule’. De paso exhorta al público a consumir la escena independiente y bandas locales.

Más ruido y menos charla. Tocaba el turno de otra propuesta internacional, pero ahora desde Puerto Rico, AJ Dávila y Terror Amor mostraban que la distorsión puede ser pegajosa entre bailes arrítmicos y movimientos semicalculados.

Las guitarras y el bajo explotaban la voz del ex integrante de Dávila 666. Al parecer cada canción estaba calculada para que el público lo disfrutara: ‘Duro como piedra’, ‘2333’, ‘Biutiful’, y ‘Ya sé’.

Energía desenfrenada desde el primer instante, potencia así como distorsión desmedida. El sintetizador junto con la batería funcionaban como un ensamble que causaba satisfacción entre el público y el boricua que saltaban porque era lo último que harían.

Asimilando que aún faltaba la propuesta de casa, Sal de Gusano mostró la faceta más atmosférica de la noche. Entre canciones del disco anterior, anunciaron que el próximo año tendrían lista su siguiente producción.

Letras que reflejan la visión de la realidad, desde una ‘Flaca linda’ hasta ‘Botas Rotas’, a través de sonidos más progresivos enfatizando el eco sin olvidar la distorsión.

Así, no le podemos reprochar nada a este ciclo, con excepción de que finaliza pero que solo nos deja con ganas de ir cada fin a disfrutar de nuevos proyectos, pero esto aún no termina, porque la música venga de quien venga, marca a cada uno de diferentes maneras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s