Reescribiendo la vida de poblanas destacadas en Wikipedia

 Reescribiendo la vida de poblanas destacadas en Wikipedia

La Editatona consistió en incluir en Wikipedia los perfiles de veintinueve mujeres poblanas que han destacado a lo largo de la historia.

PALOMA FERNÁNDEZ | @PalomaPEN

Hasta las diez de la mañana del sábado 6 de febrero la historia de veintinueve mujeres que han marcado al estado de Puebla no se encontraba en uno de los sitios más visitado del mundo: Wikipedia.

Pero, a partir de las diez con un minuto de ese mismo día, la vida de la escritora Elena Garro, la ambientalista Amy Camacho Wardle o la feminista Mónica Díaz de Rivera, por mencionar sólo tres de esos veintinueve historias, comenzaron a ser plasmadas en la enciclopedia virtual más grande del mundo.

Hasta entonces, cuando alguien intentaba encontrar sus nombres, lo que hallaba era a ‘la esposa de Octavio Paz’, o a ‘la hija del fundador de Africam Safari’, o a la expareja o la amiga o la viuda de alguien: trayectorias llenas de éxito que se reducían a lazos consanguíneos o afectivos.

Quizá te interese leer: Un homenaje a las mujeres poblanas que marcaron el 2020

La corrección de este vacío en Wikipedia ha sido realizada por la Editatona, una iniciativa impulsada por la asociación Puebla Vigila, con apoyo de la Universidad Iberoamericana en Puebla, Wiki Editatona y Wikimedia México, en la que participaron 24 mujeres de entre 22 y 23 años.

El objetivo de la Editatona es acabar con la brecha de género que existe y persiste en esta enciclopedia virtual, aquella que hace que la mayoría de los perfiles se centre en hombres. Aquella que sólo plasma la vida de algunas mujeres y con ciertos detalles, que decide si lo relevante de su existir radica en ser madre, hija, esposa o famosa en el espectáculo.

En la Editatona se escribieron los perfiles de 29 mujeres poblanas cuya vida marcó al estado. Fotografía de Wikimedia.
En la Editatona se escribieron los perfiles de 29 mujeres poblanas cuya vida marcó al estado. Fotografía de Wikimedia.

Lizeth Mejorada, una de las organizadoras de esta iniciativa, sabe que una labor de tal magnitud necesita de conocimiento previo, pues para editar y crear artículos o perfiles en esta plataforma las editoras están sujetas a ciertas normas que van desde lo ético hasta lo metodológico.

“El que muchas mujeres no entraran a editar antes tiene que ver con muchas cosas. Iniciando por las desigualdades de acceso a internet, acceso computadora, el ser nativas tecnológicamente, y también, por ejemplo, antes para editar Wikipedia tenías que saber lo mínimo de código”.

Quizá te interese: Persiste brecha de género en escolaridad en Puebla

Por esta razón, las organizadoras dieron una preparación previa a las participantes en noviembre de 2020, con cursos de edición especializados en esta plataforma.

Después de estos cursos, el cometido era echar a andar el proyecto… pero entre el comienzo se atravesó otro hito en la lucha feminista poblana: la toma del Congreso de Puebla, realizada entre finales de noviembre y mediados de diciembre de 2020.

Y, frente a la posibilidad de seguir escribiendo la historia, las participantes no tuvieron reparo en postergar el principio de la Editatona.

.

Inscribiendo la vida de las mujeres

A pesar de la aplicación de los cursos, la obtención de información y fuentes viables para la realización de perfiles fue otro gran reto para las participantes.

Políticas, investigadoras, escritoras, activistas y artesanas. El trazo de las historias de las mujeres fue perseguido en notas periodísticas, recopilaciones hechas en sus propias obras o en páginas oficiales de las instituciones o proyectos en los que han dejado huella.

Rubí López, lingüista de formación, fue una de 24 mujeres poblanas que participaron de principio a fin en este evento, que, en otro contexto, la hubiera juntado a ella y sus compañeras en un espacio físico para editar y convivir en el proceso.

Pero, en medio de la emergencia sanitaria, este espacio se volvió una sala de Zoom donde la edición y producción de textos tomó más de 7 horas continuas.

Aun así, para Rubí este proceso fue un respiro de la soledad que infiere la cotidianidad de la pandemia.

Tal vez te interese: La vida de la abogada del pueblo

“Me dio un respiro de toda la situación que estamos viviendo actualmente. Sentir que había una comunidad de mujeres, que estábamos acompañándonos en ese momento en una tarea que estábamos disfrutando mucho, fue algo bastante creo que motivador para sobrellevar este aislamiento”, dice.

Algunas participantes tenían experiencia en el ámbito de la edición como Rubí, y su labor principal fue el cambio de narrativas en estos perfiles que apenas se iban formando con algunas dudas y tropiezos que sorprendían a las participantes.

Algunas se preguntaban cómo era posible que Amy Camacho, la guardiana de Africam Safari; o Mónica Díaz de Rivera, la primera mujer que encabeza una Secretaría de Igualdad; o Manuela Lino Bello, la artesana y maestra en los procesos de teñido, o la vida de tantas otras tantas poblanas destacadas no estuviera en Wikipedia.

Parecía que, hasta ese día, entre los redactores de la plataforma no había existido, en la vida entera de todas esas mujeres, un solo ápice de relevancia.

Tal vez te interese leer: Deogracias Ortega, primera mujer cronista de Chignahuapan

“El background que tengo en la edición me ayudó a darle mucho más sentido a esta actividad. Me hizo ver cómo nos construimos a nosotras mismas, eso me parece un punto importante para poder dejar atrás ciertos paradigmas o estereotipos que se le tienen a una mujer en las narrativas sin perspectiva de género”, dice Rubí.

Además de los resultados tangibles de esta primera edición de la Editatona en el estado, lo que este grupo de 24 mujeres poblanas logró fue formar el precedente para todas aquellas que quieran sumar con sus narrativas a esta plataforma, formando redes de mujeres editoras que sean cada vez más grandes y llenas de historias de vida por plasmar.

“La historia en Wikipedia del movimiento feminista es como un salvavidas a futuro, es como escribir en un libro, el libro de porvenir”, dice Lizeth Mejorada. “Si hablamos e que necesitamos procesos de pedagogía feminista, de conocer nuestra historia y a las mujeres que están vivas y que llevan 40 o 30 años impulsando el feminismo en Puebla y en este país, es importante rescatar sus historias; escribirlas en el primer buscador de internet”.

Artículos relacionados

Leave a Reply